Síntesis de la Planificación urbanística española desde la Ley 8/90 hasta el inicio de la burbuja inmobiliaria

Posted on Actualizado enn

Después de unas vacaciones, volvemos con esta nueva entrada de Francisco Albero (@kurro_k13), ya casi hemos llegado al estallido de la burbuja inmobiliaria, os animo a leer todos los artículos de este serial para entender mucho mejor la evolución de la planificación urbanística española.

La redacción de La Constitución española de 1978 implantó una nueva organización competencial en las que las Comunidades Autónomas tenían competencia exclusiva en materia de ordenación del territorio, urbanismo y vivienda, y donde al estado sólo le quedaba potestad en la regulación básica de propiedad y en la valoración del suelo.

Dos principales factores desencadenaron la reforma de la Ley de 1975. Por un lado, la dificultad de actuar en suelo urbano y por otro, la intranquilidad por la ausencia de instrumentos para combatir el fuerte aumento especulativo del precio del suelo y la vivienda desde 1985 hasta 1990, en lo que algunos consideran el antecedente de la burbuja inmobiliaria iniciada a finales de los noventa.

A estos dos factores se añadió la complejidad del esqueleto competencial establecido por la Constitución del 78, donde el estado, sin tener competencia, intenta hacer cumplir la Ley 8/90 a las CCAA, que son las que están capacitadas. Esta situación demuestra, una vez más, el desajuste jurisdiccional vigente todavía en el estado español. La Ley 8/90 fue recurrida al Tribunal Constitucional por algunas CCAA por invasión de competencias. En marzo de 1997, una sentencia del tribunal Constitucional anuló más de 200 artículos de la Ley 8/90 por motivos competenciales, dejando claro que el estado carece de competencias en materia de ordenación del territorio y urbanismo y que sólo puede regular las condiciones básicas del derecho de propiedad, las garantías de expropiación forzosa y el régimen de valoración del suelo. Como resultado ante esta situación, muchas CCAA comenzaron a redactar de modo independiente sus propias leyes en materia de urbanismo y ordenación del territorio.
Al año siguiente, entró en vigor la Ley sobre Régimen del suelo y valoraciones de 1998 (Ley 6/98 de 13 de abril). Esta controvertida ley, que para muchos es una de las causas más importantes de la burbuja inmobiliaria, atribuye la escasez y el alto precio del suelo y la vivienda al excesivo intervencionismo administrativo en el urbanismo y a la limitación de la oferta de suelo urbanizable. De este modo, se introduce el concepto del “todo urbanizable”. Esta concepción restrictiva del suelo no urbanizable (SNU) implica que sólo aquellos suelos que tienen determinados factores que impiden que el suelo sea urbanizable se clasifiquen como no urbanizable, y son por una parte valores especiales (naturales, arqueológicos, agrarios…) y, por otro, dificultades intrínsecas (riesgos naturales, inadecuación uso urbano…). No obstante, el gobierno de Aznar, sin mayoría en ese momento, tiene que aceptar una enmienda de PNV y CIU en la que se considera SNU no sólo el que tiene determinados valores o dificultades intrínsecas, sino también el que el planeamiento determine innecesario para el desarrollo urbano. Tras las elecciones generales del 12 de marzo del año 2000, el PP con mayoría absoluta se ve libre del pacto con CIU y PNV y aprueba el Decreto Ley 4/2000. Este decreto supone la supresión del párrafo final de la Ley del 98: “así como aquellos que el plan considere inadecuado para un desarrollo urbano”, volviendo a una visión pura de la concepción restrictiva del SNU. En lo que supuso otra vuelta de tuerca, el Tribunal Constitucional aprobó una sentencia anulando gran parte de la Ley de 1998. Tras esta sentencia se aprueba la Ley 10/2003 que recupera el supuesto de clasificar como suelo no urbanizable el suelo que se “considere inadecuado para un desarrollo urbano”, pero reducido a dos supuestos: “por imperativo del principio de utilización racional de los recursos naturales” y “de acuerdo con criterios objetivos de carácter territorial o urbanísticos establecidos por la normativa urbanística”.

Hasta el momento se han podido observar algunas de las características de planificación urbanística española que han conducido, en gran parte, a la burbuja inmobiliaria. El último artículo de esta serie se dedicará a buscar las causas y consecuencias de la misma, así como a la búsqueda de alternativas.

Anuncios

Un comentario sobre “Síntesis de la Planificación urbanística española desde la Ley 8/90 hasta el inicio de la burbuja inmobiliaria

    […] La Planificación Urbanística Española hasta la Ley del Suelo de 1956 La Planificación urbanística española desde la Ley del suelo de 1975 hasta el final de la década de los 80 Síntesis de la Planificación urbanística española desde la Ley 8/90 hasta el inicio de la burbuj… […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s